LOS VERDADEROS DUEÑOS DEL PAÍS


Por Manuel Medrano

«Los presidentes no heredan problemas. Se suponen que los conocen de antemano. Por eso se hacen elegir para gobernar con el propósito de corregir esos problemas, culpar a los predecesores es una salida fácil y mediocre». Ángela Merkel.

Parecen estar más empecinados en defender su obra fracasada que en entender la realidad de lo que está ocurriendo. Es apenas el comienzo del despertar de una sociedad que ha permitido todos los vejámenes habidos y por haber de una clase política mediocre e indolente. Una clase política dignamente representada en el presidente Iván Duque y su gabinete ministerial de tan bajo perfil. Son ellos, los políticos, los únicos culpables de los desmanes y la situación de violencia generada por los vándalos después de que muchos colombianos marcharon este pasado 21 de noviembre de manera organizada clamando por una verdadera democracia en una Colombia Secuestrada por los Lleras, por  los Gaviaría, por los Pastrana, por los Santos, por  los banqueros como Luis Carlos Sarmiento Ángulo y el más endiablado y pendenciero de todos Álvaro Uribe Vélez, quien cada vez que habla ofende al pueblo con su costumbre de poner el gobierno al servicio de los poderosos, y el mayor manipulador y polarizador de todos los tiempos. El creador del sofisma de que porque su antiguo socio, el expresidente Juan Manuel Santos, lo traicionó, el país tenía que odiar a Santos con la misma vehemencia que él lo odia. Por eso hizo todo lo que pudo para sabotear los Acuerdos de la Habana. Razón por la cual se ha inventado que Santos le entregó el país a la Farc, y lo peor de todo es que su legión de seguidores le cree todo lo que dice en el Congreso y en las redes sociales.

Ese otro país que se dio cuenta de que los Consejos Comunitarios de los 8 años del gobierno de Álvaro Uribe y los Talleres Construyendo País del Presidente Iván Duque, son tan solo una estrategia clientelista para mostrar en las regiones a los áulicos cortesanos que van en busca de saciar su sed de más acceso a la burocracia y la contratación estatal  y no sirven para nada, por tal razón están reclamando un diálogo social con el actual presidente y con la clase política, porque el Congreso y los decadentes partidos políticos tienen que sentirse notificados con la demostración de civilidad que han dado los colombianos con el propósito de  convertirse en interlocutores directos a través de una mesa de diálogo trasparente y democrática.

Si todos trabajamos por recuperar al país de las garras de quienes se apoderaron de nuestros sueños y corrompieron al pueblo renunciando a un liderazgo diáfano y propositivo, lograremos el cambio.  La tarea de dejarlos en evidencia es una obligación colectiva y de ser primero colombianos de honor que Uribistas, Santistas, Petristas, liberales y conservadores porque en ellos impera primero el interés personal antes que el colectivo.

Vale la pena recordar que el presidente Iván Duque, enarbolando la bandera anti–mermelada y con una actitud ejemplarizante le ha pedido a los congresistas que trabajen sin exigir prebendas y aprueben los proyectos de su agenda legislativa y todo ha sido infructuoso por la corrupción que impera en esa olla podrida que a veces se torna en un circo. Pero pásmense ustedes: el presidente Duque reparte la mermelada a su manera a la hora de entregar la burocracia: Nombró Ana Milena de Gaviria en la embajada de Egipto para complacer al jefe del partido liberal Cesar Gaviria, en la embajada de Francia nombró a Vivian Morales en retribución a su apoyo político, la esposa del Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, en la Alta Consejera Presidencial para la Competitividad y el Sector Privado,  y como si esto fuera poco su  cuñado fue designado subgerente de Estructuración del Fondo de Adaptación, el nuevo súper Intendente de Sociedades es yerno del Ministro de Defensa Carlos Holmes Trujillo, la hija de Alicia Arango Olmos, exsecretaria privada de Álvaro Uribe Vélez y Exministra de Trabajo, fue nombrada Subdirectora del Departamento Administrativo de la Subdirección General para la Superación de la Pobreza en el DPS. También nombró al hermano de la senadora del Centro Democrático Paloma Valencia, cónsul de Colombia en Miami, el hermano del senador uribista Fernando Araujo fue nombrado Ministro Consejero de la embajada de Estados Unidos, la hija del también uribista Argelino Garzón es la embajadora en Costa Rica y Alejandro Ordoñez embajador en la OEA. Una verdadera cadena de favores.  Mermelada pura bien repartida entre sus amigos. Y todavía dicen que Santos le entregó el País a la Farc.

Por esto y mucho más hay que seguir despiertos para que el país prospere  y se desarrolle ya que ha estado frenado por los falsos y manipuladores liderazgos.

 

Anterior OTRO ANIVERSARIO
Siguiente EL PARO

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *