BATES Y MANILLAS


Baseball Bat and Glove in the Dugout

Por Manuel Medrano

Los bates y manillas han retornado a los campos deportivos de los barrios populares de las ciudades y pueblos de la Región Caribe. Los padres se dejan ver entrenando a sus hijos y enseñándoles los principales movimientos y desplazamientos del que es considerado el rey de los deportes, el béisbol, el cual le ha dado dos títulos mundiales en el campo aficionado a Colombia.

A pesar de la imposición del fútbol como el gran deporte universal y su transformación en una industria, cuya proliferación se da en cada lugar y en todos los escenarios, convirtiendo a los medios de comunicación en eternos amplificadores de todas sus actividades, la labor de excelentes jugadores nacionales en el béisbol de Las Grandes Ligas de Norte América, en algunas ocasiones logra revivir en los niños y sus padres la pasión por tan maravilloso deporte.

Prueba de ello fue la fiebre que se vivió cuando Edgar Rentería, en 1997 batió el hit que impulsó la carrera que llevó a su equipo, Los Marlín de Miami a ganar la Serie Mundial y luego en 2010 volvió a demostrar su grandeza al ganar nuevamente la Serie con los Gigantes de San Francisco.

Esto contribuyó para que los padres con sus hijos volvieran a echar una mirada emotiva y vibrante al béisbol y retornaran a los campos. Los Clubes y las Escuelas han hecho un trabajo pensando en grande. Ya no piensan en un Campeonato Nacional de Béisbol, sino en lograr que los muchachos hagan aflorar todo su talento en este exigente deporte y conseguir ser fichados y, por supuesto, lograr firmar con uno de los grandes, a través de los casa-talentos.

Vale la pena destacar que hay más de cien (100) colombianos en las ligas menores, todos con la esperanza de dar el paso a las Grandes Ligas de los Estados Unidos.

Los jonrones del sincelejano Jorge Alfaro en los Marlín, y la espectacular actuación de Giovanny Urshela en la tercera base de los Yankees de Nueva York, actuando como cuarto bate y jonronero, los han catapultado al estrellato, visibilizándolos un poco para el periodismo deportivo nacional, tan docto en materia futbolera, pero discapacitado en lo que al conocimiento del béisbol se refiere.

Resulta dramático escucharlos pontificar y polemizar acerca de los futbolistas, sus equipos y sus goles en Colombia y el exterior, que esta actitud ha logrado que muchos televidentes y oyentes de radio emigren en busca de programas menos radicales y que ofrezcan pluralidad en su contenido.

En el caso del hermano país de Venezuela, el béisbol sigue siendo el deporte más popular y sus jugadores se desempeñan con gran virtuosismo en Las Grandes Ligas, donde este año hay anclados 68 peloteros, todos ellos esparcidos entre la liga Nacional y la Liga Americana. Mientras que la Republica Dominicana tiene 86 beisbolistas, México 21, Puerto Rico 23 y Colombia tan solo 10 entre los cuales destacamos al lanzador de Cartagena, en Los Bravos de Atlanta, Julio Teherán; Jorge Alfaro el receptor Jonronero de los Marlín de Miami; y el portentoso Gio Urshela, cartagenero de los Yankees, quien se roba el show, después de jugar por 10 años en varios equipos, en países como Venezuela y República Dominicana hasta llegar a Estados Unidos, donde ha jugado con los Indios de Cleveland, en los Blue Jays de Toronto y ahora en los Yankees. Su extraordinaria actuación lo ha visibilizado para los medios de comunicación en Colombia, ocupando primera plana en periódicos como El Tiempo y El Espectador, lo que sin duda alguna ha hecho volver al campo a los bates y manillas y ha puesto a soñar los niños con llegar algún día al mejor equipo del mundo: los Yankees de Nueva York.

Mientras que los comentaristas deportivos siguen discutiendo que Messi no es el mejor futbolista del mundo por que no ha ganado un Mundial, para los aficionados al béisbol, a sus 28 años por cumplir, Gio Urshela es el Campeón, sin jugar aún su primera Serie Mundial.

Anterior BRAVUCONADAS
Siguiente PIDO LA PALABRA

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *