UNISUCRE 20 AÑOS


Por: Manuel Medrano

“El pasado está escrito en la memoria, y el futuro presente en el deseo”.

Carlos Fuentes

A propósito de los 20 años de existencia de la Estación Radial  Unisucre FM de la Universidad de Sucre, resulta doloroso el abandono en que la han tenido,  muy a pesar del prestigio que logró en sus inicios cuando con el profesor y escritor Julio Sierra Domínguez, y la total confianza que depositó en mí la rectora de esa época, Luz Estela de la Ossa Velásquez, quien logró gestionar en Bogotá 150 millones de pesos  y hacer el proyecto  a presentar en el Ministerio de Comunicaciones para que se le otorgara la frecuencia modulada  en los 100.8 para Sincelejo.

Con los programas Buenos días levántate y canta, Desde nuestra óptica, un espacio periodístico de grandes reportajes, que obtuvo el premio de Periodismo Mariscal Sucre con una entrevista, que junto con el escritor Julio Sierra Domínguez se le hizo a uno de los 5 poetas vivos más importantes de la lengua Española, Giovanni Quessep Esguerra.

Boleros y canciones y Fiesta brava dirigido por el abogado e historiador Inis Amador Paternina, una programación con música selecta, un programa de música clásica con textos de perfiles biográficos a cargo del investigador y docente Raúl Duran Badel, Momentos estelares de la música universal, se convirtieron en la columna vertebral de la parrilla de programación. El prestigio de Unisucre Fm fue creciendo y conquistando una audiencia poco usual en la radio cultural, gracias a la aplicación de una técnica especial de programación bien aplicada y celosamente defendida con el apoyo del grupo de operadores, entre ellos Jesús Robles Anaya.

Más tarde llegó un rector que pretendió ponerla a competir con las emisoras populares en la frecuencia modulada, desvirtuando su objetivo misional. Y como si fuera poco, compró un trasmisor de estado sólido de 5 mil Vatios de potencia. Por un descuido imperdonable se quemaron varios módulos y desde entonces no ha podido recuperar la parte técnica y, por supuesto, la potencia.

Cuando el actual rector estaba en campaña, decía en su discurso con mucho énfasis que recuperaría la emisora, porque era consciente de la crisis, pero al llegar sufrió una transformación extrema. Sin buscar asesoría idónea, terminó encargando de la dirección de Unisucre Fm, al bibliotecario de la universidad, Francisco Monterrosa, sin experiencia necesaria para tamaña responsabilidad.  Lo primero que hizo al asumir su nuevo cargo fue poner una foto suya en su oficina y suspender el excelente programa, Juglares, que dirigía el escritor e investigador Julio Oñate, para llevarse un programa musical de Radio Majagual, que no encaja para nada en el formato de una emisora cultural. Cuando le preguntaron el porqué del cambio, dijo que esa orden había venido de arriba.

Todo parece indicar que olvidaron el valor de educar y la necesidad de que se entienda, que debe haber mayor compromiso con los contenidos de la parrilla de programación, que debe ir más allá de recrear y divertir. Educar a través de la radio es una necesidad sentida porque el pueblo está ávido de cultura ciudadana para que no se siga creando ciudad sin ciudadanía, y por lo visto tendremos que aguantar una sequía prolongada de contenidos culturales en Unisucre FM, dado que el doctor Jaime de la Ossa Velásquez, gracias a la relección estará en la rectoría por 6 años, lo que iría en detrimento de la emisora que actualmente es la cenicienta de la universidad y no cuenta con presupuesto.

Finalmente, hay que decir que  El Ministerio de Comunicaciones, hoy Ministerio de las Tecnologías y de las comunicaciones, en el año 2003, publicó el Libro Diagnóstico de la radiodifusión de interés público, investigación realizada por Gabriel Gómez Mejía y Juan Carlos Quintero Velásquez, y en una de las primeras referencias que hace de Unisucre FM en la página 102, dice lo siguiente: “La primera emisora universitaria en esta tabla es la de la Universidad de Sucre, que aparece en el puesto 7; la primera emisora del Ejercito, la encontramos en el puesto 15, con una quinta parte de la sintonía reportada para la Policía Nacional en Bogotá, y la primera  de una alcaldía está en el puesto 17, emisora Luis Carlos Galán de Bucaramanga”. De igual forma, en la página 107, del libro Diagnóstico del servicio de radiodifusión de interés público, dice: “Unisucre FM, de la Universidad de Sucre. Este caso es particularmente interesante, toda vez que se trata de una zona que recibe buena señal de todas las cadenas, y por otra parte, que esta emisora es una de las universitarias que presentan una programación con mayor contenido de música culta y programa de élite cultural”. En la página 111, ya en conclusiones, encontramos anotaciones como la siguientes: “Sobre la estructura organizativa podemos afirmar que las emisoras de interés público poseen en general una adecuada presencia de personas profesionales en sus equipos, dedicadas en su mayoría a funciones específicamente radiofónicas (emisión y locución básicamente). La ausencia de personas dedicadas a la construcción de procesos comunicativos a través de estrategias de comunicación, es total, al hacerse poco el énfasis estrictamente en lo radiofónico, se dificulta la generación de dinámicas más participativas y más relacionadas comunicativamente con la educación y la cultura”. En la página 115 resaltamos: “la presencia casi paritaria de cargos directivos y cargos operativos, mientras faltan casi por completo los cargos dedicados a la creatividad y producción de radio. Esto explica que buena parte de la programación es una copia “clónica” de la radio comercial, esto en las emisoras de la policía. En las emisoras universitarias, con pocas excepciones, es usual que el modelo llamado “cultural” sea el imperante, aunque también es en general una copia de los modelos más tradicionales de producción radiofónica”. Este sería el caso en estos momentos de Unisucre FM Estéreo.

Anterior EL RENACER DE UNA ESPERANZA
Siguiente DE LA REBELDÍA A LA RECONCILIACIÓN

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *