TODOS GANARON, SOLO EL PUEBLO RESULTÓ DERROTADO


Por Manuel Medrano

Ahora resulta que todos están sacando pecho después del debate electoral. Todos ganaron y para demostrarlo enumeran una serie de municipios que no existen en el mapa de la dignidad nacional, solo aparecen en los periódicos y en los noticieros de televisión cuando los atropella el sino trágico, dejando como secuela asesinatos, derrumbes y catástrofes, es entonces cuando nos damos cuenta de que Colombia es más extensa de lo que debería ser como Nación, para que la desesperanza no se siga nutriendo del abandono y el maltrato de los mismos personajes que hoy irónicamente enarbolan la bandera de la victoria. De la victoria pírrica.

Con calculadora en mano, los seudolideres abordan a los periodistas para impresionar con una larga lista de nombres de personajes anónimos, que hoy muestran sus partidos como alcaldes, concejales y ediles, los cuales exhiben como trofeos de una justa electorera más que aberrante, donde una vez más se insulta la inteligencia del pueblo, la única víctima de esta gran tragedia nacional.

Sí, una verdadera tragedia, si no se puede liberar a la ciudadanía del flagelo perverso de las mafias que se tomaron el quehacer político y descarada y sínicamente compran el voto. Si la Fiscalía General de la Nación sirviera de algo podría llevarse a la caterva de delincuentes, que al igual que Aida Merlano, están en el Concejo Municipal después de comprar más de 5 mil votos. Alguien dijo con justa razón que los políticos ya no compran conciencia, la fían.

Eso fue lo que quedó en evidencia, cuando las gentes de los barrios populares comenzaron a arribar a los diferentes comandos a reclamar por su paga por los votos consignados en las urnas el 27 de octubre.

La delincuente es Aida Merlano, y los delincuentes que en esta región habitualmente compran el  voto para llegar a las alcaldías a apropiarse de los dineros de la salud, del PAE y a hacer parte del plan mefistofélico que le ha permitido total injerencia a los contratistas en las campañas políticas donde se han convertido en grandes accionistas, son los nuevos ricos, porque las autoridades competentes ni los investigan ni se los han encontrado con las manos en la masa como a la prófuga Aida Merlano.

Cada cuatro años varios personajes son capturados con millonarias sumas de dinero en pleno debate electoral, y solo aparecen en los periódicos como parte de la promoción para fijar sus nombres en el campo focal de la conciencia del colectivo popular como personajes ilustres por quien se deberá votar en las próximas elecciones. Es una triste realidad que los adalides de la derecha retardataria y de la izquierda acoliten con el silencio y con la mentira,  que hay que seguir soportando más de lo mismo para evitar que llegue el Castro-Chavismo, un fantasma que se han inventado para poder sobrevivir en un país que reclama cambios profundos.

Es por eso que los habitantes de esos pueblos olvidados, donde el hambre y el desempleo hacen parte de la cotidianidad, en actitud desesperada acuden a las vías de hecho para poder ser escuchados, tienen que bloquear las carreteras nacionales para reclamar agua potable y mejor servicio de energía eléctrica.

Mientras en las primeras páginas de la prensa nacional aparecen los trinos de las peleas del líder de la derecha retardataria y el líder de la izquierda de la Colombia Inhumana. Líderes que están llamados a desaparecer por el bien de los pueblos, en aras del advenimiento de un relevo generacional que propenda por hacer de la política un ejercicio sembrador de vida y de esperanza. Para que desaparezca la élite privilegiada y los políticos dejen de ser más importantes que los ciudadanos, única razón de ser de la democracia participativa.

Una vez más, todos ganaron, pero el pueblo salió derrotado.

 

Anterior HÉCTOR OLIMPO Y UN SUCRE DIFERENTE
Siguiente MÁS DE MIL RAZONES PARA PROTESTAR

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *