TIEMPOS RECIOS


Por.  Manuel Medrano

Tiempos Recios es la nueva obra novelada del Laureado Escritor Peruano, Premio Novel de Literatura en el 2010, Mario Vargas Llosa, que fue presentada en España recientemente con toda la promoción que amerita un hecho cultural de esta magnitud.

Y llama la atención la forma como la manipulación mediática tuvo mucho que ver con los hechos ocurridos en Guatemala en plena época de la Guerra Fría, entre los que se destaca el Golpe de Estado apoyado por la CIA, al presidente Jacobo Árben, a quien tildaban de comunista, cuando la realidad es que el componente étnico, que es mayoría entre sus compatriotas, ignoraba todo sobre el Comunismo.

Pero se hizo una campaña agresiva entre los aristócratas de EEUU con el fin de convencerlos acerca del peligro de las relaciones de esa pequeña nación Latinoamericana con la Unión Soviética, lo cual motivó el inicio de una campaña agresiva entre el pueblo de Estados Unidos para conversarlos del peligro que se corría, con el Leviatán soviético tan cerca del Canal de Panamá, y metido en el corazón del gobierno guatemalteco. Es  así  como se contrató un experto relacionista público para que viajara a Guatemala y se pusiera a cargo de la misión de contactar periodistas y  personalidades representativas de esa  Nación, para luego desplazar hasta allí a periodistas del NewYork Time y El Washington Poust, hospedarlos en los mejores hoteles y recomendarles los personajes a entrevistar, para fortalecer el entramado comunista que de manera sutil fueron  potenciando hasta tal punto, que derrocaron al presidente con todo el apoyo de los gringos. “Una mentira repetida mil veces se convierte en realidad”, una vieja frase que viene de la época hitleriana. Una vez más se cumplió como si hubiera sido un axioma.

El libro de la editorial Alfaguara hay que leerlo por la carga histórica de su contenido, muy común en las obras de Vargas Llosa, y por la magia literaria que le imprime el Nobel.

Tiempos Recios, además, deja en evidencia la perversa influencia que siempre ha prevalecido de la gran potencia norteamericana sobre la mayoría de los subdesarrollados países latinos. Por supuesto, esto que nos hace rememorar la célebre frase de Porfirio Díaz: “Pobre México tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”.

Pero hay algo cierto: sin el poder manipulador de los medios de comunicación no hubiese sido factible la realización de los hechos que hoy pertenecen a la historia negra de nuestros pueblos tercermundistas.

Tiempos Recios, nos habla de una mentira que se transformó en verdad en los tiempos de Eisenhower, en plena Guerra Fría, y quien apoyó el Golpe de Estado para que Guatemala no se volviera comunista.

Resulta increíble que todavía en Colombia se repita la misma historia, de que no vamos a volver como Cuba o Venezuela, o que el Castro-chavismo va a remplazar a los tenebrosos partidos tradicionales. Lo acabo de oír de los propios labios del adalid de las tergiversaciones y las manipulaciones, el expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, en su extenso discurso de más de una hora que pronunció después de haber rendido indagatoria ante la Corte. Está bien que hubiesen manipulado al pueblo guatemalteco, que, en ese entonces, la prolija etnia indígena que lo conforma, en su gran mayoría no tenía acceso a la educación.

Pero no se puede concebir que el nivel de influencia de la manipulación siga intacto en un país como Colombia, donde es evidente un despertar de las nuevas generaciones que en un alto porcentaje están acudiendo a las universidades. Increíble, el fanatismo y la ambigüedad siguen latentes peligrosamente en una sociedad aturdida, distraída y clientelizada.

Tiempos recios, son los que se siguen viviendo en Colombia, donde la manipulación y la mentira, son la triste realidad de un pueblo que rinde pleitesía a sus verdugos. Una casta que privilegia su propio bienestar y utiliza a las clases deprimidas para mantener su vigencia, repartiendo las migajas entre los excluidos y con un poder manipulador a través de los medios de comunicación, donde enfatizan que si no seguimos como estamos nos vamos a volver como Cuba o Venezuela y que el Castro-chavismo remplazará a los tenebrosos partidos tradicionales.

Anterior EL PAÍS DE LOS IDIOTAS
Siguiente UN SABIO DEFIENDE SU PAÍS, UN IMBÉCIL DEFIENDE SU PARTIDO

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *