TELEVISIÓN BASURA


Por Manuel Medrano

Carmen Aristegui, destacada periodista mexicana dijo que las telenovelas son basura, que solo sirven para manipular a las personas. También recuerda que cuando en la antigua Roma se acuñó la frase Panem et circenses, se reconocía una nueva forma de hacer política. Esto se ofrecía al pueblo a cambio de obediencia. La entrada a los espectáculos y el fácil acceso a los alimentos, más que un esparcimiento, eran un derecho ciudadano. La periodista, afirma que algo parecido ocurre con las telenovelas, vistas en todo el mundo, son casi el pan de cada día de los mexicanos. No se cobra por la transmisión, ya que es gratuita, dentro y fuera de la televisión, porque lo que sucede en el país no dista mucho de los dramatizados de la TV. Aristegui sostiene que ver telenovela en México es sinónimo de ignorancia, y tristemente un gran porcentaje de la ciudadanía la ve.

En toda América Latina suele suceder lo dicho por la periodista mexicana, pero en Colombia notamos similar comportamiento de gran parte de la población en los campos y ciudades. Las telenovelas atrapan y adormecen precisamente a los sectores más vulnerables donde después de conseguir los alimentos lo más importante es el televisor. Y peor aún, profesionales egresados de las universidades se vuelven adictos al poder manipulador de la televisión antes que adquirir el hábito de la lectura que es tan enriquecedor. En Colombia las telenovelas mexicanas y las venezolanas tuvieron su apogeo por mucho tiempo, hasta que fueron desplazadas por la producción nacional que logró estructurar una propuesta que se nutría de grandes escritores latinos y excelentes actores nacionales, las cuales desplazaron a las venezolanas y mexicanas. Pero pronto llegó la crisis a los canales locales, Caracol y RCN, y ahora la invasión de la propuesta alienante y mediocre proviene de la tierra de los turcos. Hay un culebrón turco que tiene a las damas fascinadas, se llama Elif, una telenovela que hace más de 3 años la viene programando el Canal Caracol. Una producción con el mismo argumento baladí de la gran mayoría de estas producciones, pero que atrapan tanto a las trabajadoras domésticas, como a la señora de la casa. En Elif, la protagonista que es la sirvienta de una familia adinerada, se enamoró del primogénito y él también se enamoró de ella. Así comienza la trama, de una telenovela interminable, que tiene atrapados a los más pobres y hasta los ricos. La niña Elif no envejece y la telenovela turca se ha tornado eterna. Hay quienes sostienen que las telenovelas y la proliferación de tantos partidos de fútbol en la televisión se han convertido en la pandemia del Siglo XXI. En las esquinas se escuchan las polémicas entre los fanáticos del Real Madrid y los de Barcelona, y los argumentos de los culebrones de la televisión son temas de conversación entre la plebe.

La verdad es que una sociedad conformista e intoxicada con tantos elementos contaminadores de lo esencial, le viene bien la proliferación de esos espacios televisivos. Lejos están de percatarse que están auto-flagelándose y quedándose al margen de la posibilidad de encontrar en la lectura el camino de la sanación, olvidándose de aquella frase que dice: “Si no lees, no sabes escribir. Si no sabes escribir no sabes pensar”.

Hay un sector de la sociedad que vive absorto; caminan por la vida sin ni siquiera asumir el rol de ciudadanos y tan solo piensan en ellos mismos. Esos son los verdaderos parásitos de esta sociedad decadente que necesita de hombres y mujeres más conscientes del papel que hay que asumir para conjurar la crisis. Encontrar en lo fundamental una salida y fortalecernos espiritual e intelectualmente para servir, no para servirnos y rescatar a los millones de colombianos que están cautivados por Elif y otros culebrones turcos, los partidos de la Champion, la Bundesliga y el desprestigiado Campeonato Nacional de Fútbol, que pronto tendrá su propio canal de televisión para seguir estimulando la futbolomanía.

Las telenovelas legitiman comportamientos pobres y violentos y el fútbol también.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anterior LA CORRALEJA MÁS GRANDE DEL MUNDO
Siguiente QUERÍAMOS TANTO A DIOMEDES

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *