SI LA CUMBIA SE MURIERA


Por Manuel Medrano

Hace mucho tiempo que conozco al cantautor Jaime Úrzola, y desde entonces lo he notado preocupado por lo poco que se valora y apoya el talento de los nativos. Jaime siempre ha levantado la voz enfáticamente, reclamando a las estaciones de radio de frecuencia modulada para que promuevan y difundan la música de la tierra, que les den más oportunidad a los artistas sabaneros. Su cabello se ha encanecido en el ajetreo del canto y la composición, y aún no ha logrado llamar la atención para convencer a los magnates provincianos, que programan las estaciones de radio de la pequeña aldea.

Jaime ya es todo un veterano músico, con un recorrido artístico admirable, que lo ha llevado por muchos lugares de Colombia, como corista de Jorge Oñate, en su época más brillante, con los maestros Felipe Paternina, Alfredo Gutiérrez y Lisandro Meza. Con el porro Ciudad sin puertas obtuvo el primer lugar en el Encuentro Nacional de Bandas, que se realiza cada año en Sincelejo.

Siempre resulta grato encontrárselo en cualquier esquina de Sincelejo para escuchar su retórica cargada de anécdotas y de música. Acaba de publicar una especie de carta abierta donde, una vez más, reclama por lo que él cree que es una falta de respeto con lo nuestro. Denuncia el hecho que está sucediendo con su cumbia, Coronavirus de amor, que grabó aquí en Sincelejo y fue tomada por Patricio Servín, un prestigioso músico mexicano, del Estado de Guerrero que ahora vive en los Estados Unidos, y quien ha logrado que su letra suene en 42 portales, convirtiendo la cumbia en un éxito, en México, Argentina, Salvador, Nicaragua y en varias ciudades importantes de Estados Unidos.

Patricio Servín, es un mexicano que llegó en 1988 a Estados Unidos, fue bajista de agrupaciones musicales como la del famoso Lucho Campillo y el maestro Aniceto Molina. Con ellos aprendió a tocar la cumbia.

La Academia de la Música Latina, le hizo un reconocimiento a la cumbia cuando creó la categoría Cumbia-Vallenato. Desafortunadamente, ni siquiera eso ha estimulado a los programadores de radio de la pequeña aldea, para incluir la música sabanera en la programación de las emisoras que dirigen. Tampoco tienen en cuenta a los creadores y compositores, quienes la mayoría de las veces no ofrecen un producto bien acabado que logre impactar como en otros tiempos, cuando la cumbia era la reina en todos los escenarios.

Por estos días estuvo de cumpleaños, Juan Madera, el creador de La pollera colorá, melodía que recorrió el mundo en la voz de Wilson Choperena. Esa cumbia quedó tatuada en el corazón Latinoamericano, y muchos europeos la recuerdan como una reliquia colombiana.

Existe una cumbia mexicana que tuvo nacimiento con la presencia del barranquillero Luis Carlos Meyer, quien arribó al país Azteca en la década de 1940, y con Rafael de Paz quien componía música para las bandas sonoras del Cine mexicano y además era director artístico de sello discográfico RCA Víctor, grabaron porros y cumbias, el porro Micaela y las cumbias La puerca y la historia. La cumbia mexicana se fue alejando de la melodía colombiana y fue buscando un formato orquestal más ligero. También existe la cumbia Argentina, originada por la presencia de músicos de Colombia en la tierra del tango. Los Wawancó fue uno de los grupos más representativos que tuvieron los argentinos y que lograron penetrar el mercado del disco en Colombia. También existe una cumbia peruana inspirada en agrupaciones como las Sonora Dinamita, los Black Star y los Corraleros de Majagual.

En México nació la tecno-cumbia a finales de los 90s. Selena fue una de sus exponentes más notables.

Las Orquestas que se hicieron famosas interpretando la cumbia y el porro fueron: Los Melódicos de Renato Capriles, La Billos Caracas Boys, Pastor López, Los Graduados, Los Hispanos, la Sonora Dinamita, Lucho Bermúdez y los Corraleros de Majagual

El regreso del porro y la cumbia a los grandes escenarios está lejano, pero hay compositores como Jaime Úrzola, que siguen trabajando para que vuelvan a sonar como en antaño.

Si la cumbia se muriera/moriría moriría el alma mía/si la cumbia se muriera el cantar de las aves terminaría/Si la cumbia se muriera/el cafetal sin alma se quedaría/si se muriera la cumbia………

 

 

Anterior EL SILENCIO DE LOS CULPABLES
Siguiente HABLANDO DE: HAY UN LUGAR PARA TUS OJOS

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *