SECUELAS DE UN REINADO EN DECADENCIA


Por: Manuel Medrano

La historia comenzó cuando Ernesto C Martelo propuso celebrar el IV Centenario de fundada la ciudad de Cartagena de Indias, realizando un reinado de belleza en 1932. Quienes acogieron la idea la mantuvieron viva en sus mentes por un lapso de dos años, logrando cristalizar la propuesta de Martelo en 1934, con tan solo diez participantes, pero con presidente a bordo. Era el primer mandatario de la Nación Enrique Olaya Herrera.  La ganadora resultó ser Yolanda Emiliani, quien ostentó el titulo como la primera reina, permaneciendo con el cetro y la corona durante trece largos años.

En 1947, se retomó la actividad monárquica en las festividades de la capital del departamento de Bolívar con la condición implícita de convocar a las mujeres más bellas del país cada dos años. Solo en 1961, se tomó la decisión de organizar anualmente el Reinado Nacional de la Belleza Colombiana, siempre en el marco de la de las fiestas del 11 de noviembre. La Junta Directiva tenía el compromiso de perpetuarlo con un prestigio acentuado y una imagen consolidada. Se le entrega entonces a la prestigiosa Cadena de Televisión RCN de forma exclusiva, garantizando así la presencia permanente de tan importante medio masivo de comunicación.

Desde entonces nada había podido eclipsar su celebración, ni los escándalos de las señoras que se inscribieron como señoritas estando casadas, ni las candidatas y reinas que se han involucrado con personajes de la mafia y el narcotráfico, ni los terremotos ni las inundaciones ni la tragedia de Armero. Nada.

La falta de identidad de nuestros pueblos los ha impulsado a emular a la ciudad heroica con su Reinado Nacional de la Belleza, en busca de llamar la atención y obtener algún reconocimiento a nivel regional o en todo el país para salir del anonimato, donde plácidamente duermen el sueño del atraso. Existe una gran proliferación de eventos con características y formatos similares al de Cartagena.

El inventario nacional de los reinados resulta atípico y digno de un pueblo atrapado por el mundo de las formas y el fiesterismo, con un alto porcentaje de la comunidad que parece importarle más los carnavales, los festivales, las corralejas y cualquier clase de goce pagano antes que el trabajo arduo y laborioso que conlleva a facilitar la ruta de la prosperidad.

En esta tierra nuestra  hay  reinados de todos los colores, de todos los sabores; de frutas y minerales y mucho más : el Reinado Nacional del Arroz, en Agua Azul, Casanare; Reinado Nacional de la Sirena del Pacífico en Buenaventura; Reinado Departamental de la Miel, en Oiba, Santander; Reinado Nacional del Río, en Onda; y Reinado Nacional del Alto Magdalena, en Flandes; Todos se realizan en el mes de enero y en el mes de marzo se celebran:  El Reinado de la Simpatía, en Puerto Gaitán Meta y el Reinado  Municipal de Ambalema. En el mes de abril, el Reinado del Plátano, en Condoto departamento del Chocó; El Reinado de la Rumba Criolla en Fusagasugá; El Reinado departamental de la Agricultura, en Armero, Tolima; Reinado del Arroz, en Saldaña; Reinado del Café en Sevilla Valle.

Y  como si esto fuera poco, existe el Reinado del San Juanero en Florencia, Caquetá; el reinado del Oro en Ítsmina, Chocó, el Reinado Nacional de la Ganadería, en Montería; el  Reinado Nacional del Bambuco en Neiva;  el Reinado Departamental de la Alegría en Garzón, Huila; el Reinado Departamental del Turismo en Yaguará, Huila; el Reinado Folclórico  Sur de Integración, Villa Hermosa, Tolima; el Reinado Nacional del Folclor, en Ibagué  y el Reinado Nacional del Café en Calarcá; estos eventos se realizan en el mes de junio.

En el mes de julio también hay reinados: el Reinado Nacional del Algodón, Puerto Carreño, Vichada; el Reinado Nacional de la Naranja, en Pacho, Cundinamarca; el Reinado Nacional Universitario, en Pamplona;  el Reinado Nacional de la Ganadería en Cimitarra, Santander; el Reinado Bolivariano, Pereira; el Reinado Departamental del Turismo Girón, Santander; el Reinado Internacional del Petróleo, Barrancabermeja; el Reinado de la Hamaca Grande, en San Jacinto departamento de Bolivar; el Reinado del Canasto, Finlandia Quindío¸ Reinado Turístico del Magdalena Medio, Puerto Salgar; y el  Reinado Nacional del Dividivi que se realiza en el mes de agosto. El reinado de la Cebolla en Sachica Boyacá; el Reinado Nacional de la Chapolera, en Armenia; en el mes de octubre se realizan estos eventos.  Mientras que el Reinado Departamental de la Papa se realiza en Chocontá en el mes de noviembre, pero también existe el Reinado de la Uva y del Arroz en la Unión Valle, hay tantos festivales que algunos no parecerán en esta lista por eso antes de que me falle la memoria tengo que nombrar el Festival de la Maja que se realiza cuando pueden en Corozal para el mes de diciembre y el Festival del Sol y del Mar en Rincón del Mar, en San Onofre Sucre;

Parece que los festivales han ido cayendo en desgracia desde cuando un gobernador de Antioquia tomó la decisión de dejar en evidencia a los reinados en su departamento anunciando que no daría un solo peso para estos eventos que la plata era para la educación.  Y este año, el otrora reinado nacional de la belleza ni siquiera fue trasmitido por el Canal RCN y los medios de comunicación como la Revista Semana, el Tiempo y el Espectador poco espacio le han dedicado.

¿Será que los reinados están llegando a su fin? ¿O simplemente la frivolidad pasó de moda?

Anterior ENTRE SERPIENTES INOFENSIVAS Y ATRACADORES VENENOSOS
Siguiente EL OLVIDO QUE  NOS MERECEMOS

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *