¡QUÉ MIEDO, VIENEN LOS MÉDICOS CUBANOS!


Por: Manuel Medrano

Lo que le llaman política en nuestro país, lo tergiversan de tal manera, que solo podría considerarse como la lucha por el poder, para hacer la voluntad de los asociados. Y los asociados piensan más en sus intereses particulares que en el colectivo que es por derecho propio el partido y, por ende, todo ese accionar es contrario a lo que debería ser la política y por eso la ha conllevado a la tugurización de los partidos.

Desprestigiados, perdieron a la vez nobleza y liderazgo, y cuando no asumen su responsabilidad en el deterioro que ha tenido la actividad proselitista, y el mismo hecho de que no reconozcan que sus representantes desobedecen las directrices de la colectividad; ha dado como resultado que no se hayan propuesto las transformaciones que pide la nación para recuperar la anémica democracia tan afectada por una serie de dolencias que tienden a agravarse.

La crisis de la pandemia actual ha dejado al desnudo la solidez del componente democrático y del sistema de salud, tanto como un decrépito liderazgo.

Con motivo de la intención del alcalde de Medellín de traer médicos cubanos para blindar a la Ciudad de la Eterna Primavera, de los picos de la pandemia, ha dejado en evidencia la falta de madurez política que se nota de parte de quienes deberían tener mayor sindéresis a la hora de opinar o de debatir, y no politizar la salud de las personas ni “hacerle oposición a la vida” como dijo acertadamente el alcalde Daniel Quintero Calle.

Han generado una alarma y hasta se han rasgado las vestiduras por la posible llegada de una delegación de médicos cubanos a Medellín. Los seudo líderes que se han pronunciado en contra del querer del alcalde se deberían olvidar sus odios y fanatismos y revisar un poco los orígenes de la solidaridad médica cubana, ya que sus antecedentes se remontan a la época colonial. Algunos médicos se alistaban en el ejército como soldados, de forma espontánea para ayudar a los más necesitados. Médicos como Antonio Lorenzo Luaces de Iraola, participó en la guerra de secesión norteamericana con el grado de Coronel, Manuel García Lavín y Chapotín, participó en la guerra franco prusiana, donde le concedieron por los méritos alcanzados la Legión de Honor de Francia.

Eminentes científicos cubanos, apoyaron con sus aportes el desarrollo de organismos internacionales. En el año 1902, cuando Cuba consigue formalmente su independencia el 20 de mayo, envió una delegación a la I Convención Sanitaria Internacional de Washington, en la que se fundó la Oficina Sanitaria Internacional, todo esto antes de que llegara Fidel Castro.

La Revolución Cubana a partir de 1959, comenzó a brindar ayuda en el campo de la salud, es así como envían una brigada médica a Chile que había sido víctima de un terremoto intenso, pero oficialmente la colaboración médica cubana se inició  a partir del 23 de mayo de 1963, cuando se envió la primera brigada  a Argelia, con 55 trabajadores del Sistema Nacional de Salud, los cuales permanecieron por el lapso de un año. Poco después se creó la Escuela Latinoamericana de Medicina, en noviembre de 1999 y se inauguró el 21 de agosto de 2005 en la Villa Bolívar.

En la actualidad las misiones de médicos cubanos, que se organizaron con motivo de un desastre natural, el huracán Katrina, que afectó los territorios de Lousiana, Mississippi y Alabama, en Estados Unidos, cuentan con más de 30 mil médicos cubanos que están activos en 67 países, muchos en América Latina y África.

Los colombianos quedamos muy mal parados a nivel internacional cuando salen a relucir voces que deberían ser serias y respetables, argumentando que así empezó Venezuela, como si los médicos fueran la policía del régimen comunista cubano o viniesen como espías a intentar contaminarnos de Socialismo. ¿A que le temen los señores de la derecha? ¿Creen que le van a quitar la Colombia que han explotado por más de 200 años a su manera? Tranquilos que de afuera no vendrán a rescatarla; la guerrilla fracasó, pero ustedes son conscientes que alguien tiene la obligación de quitarles este país del que se han apropiado. Y no van a ser ni los socialistas de Cuba ni los de Venezuela, será la legión de jóvenes colombianos que se han venido preparando en las universidades y que son conscientes de la decadencia y la corrupción de la clase dirigente que cínicamente culpa de nuestro desastre al socialismo y a la izquierda.

Anterior MONÍN DE BÖLL
Siguiente Torcaza Meridional - Tío Pello

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *