PAREN DE ROBAR


Por Manuel Medrano

“El hombre es un animal que estafa, y no hay otro animal que estafe además del hombre”.
Edgar Allan Poe.

El llamado lo hizo Horacio Cartes, en medio de un acto de entrega de viviendas, donde lo escuchaban legisladores y alcaldes. Este hombre, quien fuera presidente del Paraguay en el periodo 2013-2018, con vehemencia pidió a sus colaboradores en un encendido discurso que «pararan de robar» el dinero del pueblo. Se encontraba en Villa Hayes, a unos 50 kilómetros de Asunción, entregando viviendas populares para mayores de 65 años. El presidente paraguayo finalizó su discurso con el mismo énfasis con que lo inició: “Paren de robar, no roben más, la plata es del pueblo”.

A pesar del daño que el cáncer de la corrupción infringe al pueblo colombiano despojándolo de toda posibilidad de liberarse de la pobreza absoluta. Y excluyendo y marginando a más de 9 millones de personas de la posibilidad de acceder a una educación de calidad y acceso a la salud, y a más de 12 millones de campesinos abandonados a su propia suerte, vemos a una sociedad indiferente que parece haberse acostumbrado a contemporizar con la corrupción. Y se palpa desgraciadamente una voracidad superlativa para atragantarse con los dineros del pueblo. Los alcaldes y gobernadores van mas interesados en lucrase de su paso por la administración pública, que en solo 4 años asociados con los contratistas, aumentan de manera desorbitante su caudal económico. Cuando terminan sus mandatos han acumulado tanta riqueza que no la pueden esconder ni en los Paraísos Fiscales, caso Panamá Paper. Aparecen, entonces con apartamentos en Miami y 3 o 4 fincas además de los carros de alta gama.

El caso de la Villa de San Benito da grima, eligieron a una persona que está en la cárcel y se le sigue un juicio por lavado de activos. El hombre ha sido dos veces alcalde. San Benito es uno de los municipios más atrasados del departamento de Sucre y recibe be un flujo turístico religioso que llega a cumplir los compromisos que tiene con el Milagroso. No hay restaurantes ni alcantarillado y por sus calles corren las aguas servidas.

Los casos de Coveñas y Tolú son emblemáticos y ampliamente conocidos a nivel nacional. Las regalías se desaparecieron dejando como secuela pobreza y subdesarrollo. Las pandillas de adolescentes que atracan a nativos y turistas, son tan agresivas que corretean a la policía. Pero nadie levanta la voz diciendo: “Paren dejen de robar, los dineros son del pueblo”.

La Corporación Transparencia por Colombia en su informe titulado “Así se mueve la corrupción: una radiografía de los hechos de corrupción en Colombia 2016-2018”, en el que se analizan los hechos registrados por los medios de comunicación en ese periodo, deja en evidencia los hallazgos más relevantes que se encuentran como recurrentes. Entre ellos la corrupción administrativa con 73% que corresponde al manejo de los fondos públicos y los procesos de contratación pública que alcanzan un 46%. En conclusión, los corruptos se roban en Colombia 50 billones de pesos cada año. El dinero que se roban los delincuentes de cuello blanco cubriría 2 veces el total del dinero destinado a las carreteras, agro, justicia, inclusión social, comercio, industria y turismo, ambiente y desarrollo, ciencia y tecnología, deporte y recreación, y comunicacion y cultura, que suman 28,2 billones de pesos todas en conjunto. Son unos verdaderos depredadores.

La corrupción está tan arraigada que la capa asfáltica de las vías es tan débil que se deteriora con suma facilidad, las vías terciarias están abandonadas y ni siquiera respetan los dineros del Plan de Alimentación Escolar PAE. Colombia es un país corrupto pero estable, proclive a la corrupción. El hecho de ser una nación estable blinda a la clase dirigente que la gobierna.

Los alcaldes y gobernadores entregan secretarias a los concejales y diputados que resultaron ganadores y derrotados en las elecciones para que recuperen los gastos de la campaña. Convivimos con esas malas mañas y los municipios esperando la transformación.

Anterior LOS REGALITOS DE NAVIDAD
Siguiente LA CORRALEJA MÁS GRANDE DEL MUNDO

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *