MANUEL MEDRANO Y EL REGGETÓN


Por: Manuel Medrano

Resultó muy estimulante y motivadora la invitación que me hizo el Fondo Mixto de la Promoción de la Cultura y las Artes de Sucre, para presentar mi libro Pido la palabra en la Feria Internacional del Libro en Bogotá. Estupendo escenario en el cual el Stand de nuestro departamento de Sucre resplandeció con su delegación y nuestras artesanías. Acertada plataforma para que Pido la palabra conquistara otros escenarios.

Estando en Bogotá tuve tiempo para compartir y charlar con mi hijo, el cantautor Manuel Medrano, ganador de dos premios Grammy hace cuatro años y quien desde entonces anda por el mundo llevando sus canciones, con gran acogida entre adolescentes, jóvenes y adultos, en países como Argentina, Chile, Ecuador, Puerto Rico, Cuba, México, Colombia y Estados Unidos. Por el compromiso con sus giras, no había podido hablarle de tópicos que me preocupan por su fama, éxito y prosperidad, en el entendido que el hombre no está preparado para enfrentar un escenario de fortuna, que muy a pesar de su talento y dedicación, llegó cuando menos se esperaba. El que a los 14 años se inició tocando la guitarra y cantando hasta convertirse un excelente compositor con una voz única y ganador de varios galardones a nivel internacional.

Nos dedicamos a hablar toda una tarde: por largo rato acerca de Dios, que para mí es el mayor responsable de todos sus éxitos. Él aprovechó para manifestarme sus dudas al respecto. También hablamos de la droga y el peligro que significa para un joven artista como él, si no se blinda contra esa fuerza arrolladora que está erosionando la salud de los jóvenes de hoy. Recordamos los casos del gran Joe Arroyo y del maravilloso Héctor Lavoe. Tuvimos tiempo para escuchar lo que será su nuevo disco que incluirá diez canciones grabadas con productores de las Vegas, Miami y Medellín.

Me sorprendió cuando me dijo que iba a re-direccionar su carrera, porque al fin y al cabo eso era un negocio.

Yo le aconsejé que no fuera a meterse con el reggetón y que no le importara la forma acelerada en que Maluma y J. Balbin están conquistando el mundo, porque según mi opinión dentro de un lapso prudencial ellos vendrán de regreso y él seguirá avanzando por la calidad de su voz y el contenido romántico de sus canciones. Para mi sorpresa, me confesó que había incluido dos regguetones en el disco y me confirmó que su casa disquera, la Warner Music de Mexico, lo respaldaba con una propuesta más rítmica.

Le recordé que el reggeton había nacido en Panamá, y que con el apoyo de los puertorriqueños fue conquistando al mundo urbano y citadino, con sus letras insignificantes y vacías, pero atrayendo juventudes como las cubanas y españolas.

Las autoridades cubanas se alarmaron y consideraron el reggueton un atentado contra la grandeza de la Nueva Trova y el Son y produjeron un decreto prohibiendo la vacuidad del reggetón.

En España Alejandro Sanz grabó reggetón y el también español Enrique Iglesias aprovechando para entrar en vigencia gracias a la música urbana.

Vale decir que todas las canciones reguetoneras son comerciales, aunque el arte no importe. Solo les interesa hacer dinero, ese es el objetivo principal.

Ya algunos artistas reguettoneros han hecho pactos satánicos a través de los Iluminatis, para conquistar al mundo, entre ellos Maluma que ha aprovechado a la súper estrella del pop anglosajón, Madona para ascender. De Madona se dice que es sacerdotiza del mal.

Dios bendiga y proteja a mi hijo Manuel Medrano y ojalá entienda su grandeza como músico de la talla de Frank Sinatra, Raphael, Nino Bravo y Manuel Alejandro, quienes fueron apasionados por el arte. El dinero y la fama llegaron por añadidura.

Anterior Entrevista a Luis Carlos Muñoz Sarmiento
Siguiente HAY UN LUGAR PARA TUS OJOS

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *