LOS CONTADORES DE MUERTOS


Por Manuel Medrano

Ojalá no cunda el pánico, y el pueblo no se deje amedrentar por los contadores de muertos. El rol de los periodistas ha mutado, han dejado de ser informadores trasparentes de las noticias, y líderes que generen en la ciudadanía la tranquilidad que produce la verdad sabida. Por el contrario, el énfasis cotidiano es cuantos muertos por coronavirus ha habido, cuantos infectados por municipios y departamentos. Los medios audiovisuales muestran un mapa, señalando los puntos más álgidos en todo el territorio nacional. Además del confinamiento, quienes son dados a estar pegados al televisor, la radio y hasta las redes sociales, reciben el flagelo de los informes del discurrir de la pandemia. Hasta el señor presidente coronó con su programa de televisión en las horas vespertinas para dictar cátedra sobre lo mismo.

¿Cuál es la intención de esa actitud vehemencial que a simple vista no arroja ningún resultado positivo? ¿Tan solo se trata de aprovechar la corriente contaminante para seguir con la política generadora de miedo, que tradicionalmente se ha practicado para que el pueblo en su confusión mental siga tragando entero y no piense ni cuestione?

No se le informa al pueblo de manera pedagógica para que se familiarice con el protocolo y aplique las normas de bioseguridad; solo un trabajo en esta dirección permitirá a las comunidades aprender a convivir con el virus y reiniciar sus labores para salir del peligroso confinamiento, ya que según Rodrigo Córdova, expresidente de la Asociación Psiquiátrica de América Latina y profesor de la Universidad del Rosario, puede sobrevenir una “pandemia” de trastornos mentales ocasionados por la cuarentena. Una especie de estrés postraumático con repercusiones como la ansiedad y la depresión, y toda la sociedad resultará afectada de manera gradual. “La pandemia de trastornos mentales que se viene es inminente”. “Cuidarse la cabeza resulta fundamental, ser creativo, reinventarse, ser resilente y tener claridad que el equilibrio emocional también se rompe”.

Poco se habla sobre la recuperación del 90% de los infectados y de la necesidad de penetrar a los sectores más vulnerables para capacitarlos y hacerles entender que la supervivencia está en sus propias manos. El presidente Iván Duque dijo en su programa de televisión el 6 de junio, que los casos de coronavirus en el país hasta ese día eran 39.236, 1.259 fallecidos y 15.232 recuperados. ¿De que le sirve esta información a la comunidad? Esos espacios deben aprovecharse para hacer énfasis en la sensibilización de las comunidades, en aras de estimularlas a que apliquen el distanciamiento social que es fundamental para evitar el contagio, lo mismo que el uso del tapaboca y el lavado de manos.

Tan perjudicial es la cuarentena que sus consecuencias son similares al estrés que ocasiona un secuestro o un atraco a mano armada, que si usted no apaga el radio o el televisor a tiempo y se pone a leer un libro o a verse una buena película, olvidándose de los contadores de muertos que con la repetición de la repetidera están atentando contra su equilibrio emocional, puede terminar en un estado depresivo.

El coronavirus se cura, eso poco lo informan, como toda enfermedad hay que tratarla con sumo cuidado; hay más muertes por dengue, asesinatos y por la hambruna que, por la pandemia actual, pero esa no es información relevante para los medios masivos de comunicación y sus periodistas.

Sería bueno que iniciaran una campaña de sensibilización para que la gente no siga siendo despiadada con el entorno, haciendo caso omiso de las normas sanitarias, vemos como los tapabocas y los guantes los tiran al mar, a lo ríos y las calles; hay mucho por hacer en ese aspecto y habría que ser repetitivos a ver si aprendemos a ser verdaderos seres inteligentes y observar la sana convivencia.

En México lloran más muertos por la violencia que por el coronavirus, le llaman la segunda pandemia. Colombia ya no llora sus muertos. Es bueno recordar que con la mente serena se pueden tomar más decisiones creativas para salir adelante de esta aparente encrucijada en que nos encontramos inmersos.

Anterior Torcaza Meridional
Siguiente Torcaza Meridional

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *