LA ORACIÓN DEL PADRE ADALBERTO


Por Manuel Medrano

 «Tanto cielo por volar, y uno enamorándose e las jaulas». 
Fredy Jiménez

Elegir alcalde y ponerse a rezar parece ser lo pertinente. Los más evolucionados se ponen a orar, para que sea Dios gobernando el respectivo municipio. Muy pocos piden perdón por los múltiples pecados cometidos y por la pobreza que se ha instalado en la periferia, generando exclusión y precariedad.

Al finalizar el año 2019, y en el primer tramo del recién desempacado 2020, se palpa un entusiasmo colectivo sorprendente por la llegada de los nuevos alcaldes, y el optimismo reina en algunos sectores que aún creen en los milagros. De pronto, Dios lo quiera, sale un alcalde diferente, saliéndose de la montonera haciendo lo que le corresponde hacer.

Infortunadamente no existen escuelas para formar a los ciudadanos que tienen aspiraciones de administrar sus municipios. En un país que hace todo al revés, cuando no lo copia de otro país; después de las elecciones pretenden graduarlos de administradores de lo público con cursos de 8 días. Es lo que pretenden la Esap y Findeter. Debería existir una catedra política en las universidades para que, quienes se postulen en los diferentes municipios, tengan una leve idea del significado y compromisos de un alcalde, donde la gran mayoría llegan enarbolando las mismas banderas cargadas de falencias y de componentes contaminados que han convertido la elección popular de alcaldes en un gran negocio, en detrimento de los municipios. Solo basta echar una mirada o hacer un paneo por los pueblos del departamento de Sucre, donde la desolación, el atraso y la pobreza son los protagonistas. San Onofre en estado de postración total, Berrugas, uno de sus corregimientos lo han venido borrando del mapa. Se le han robado hasta la belleza de su paisaje y Boca Cerrada, nadie sabe cómo llegar a Boca Cerrada.  Coveñas y Tolú no tienen cura; después de dilapidar las regalías directas, ahora los engañan con las migajas de la OCAD; y así podríamos seguir enumerando municipio por municipio; señalando la tragedia y el desgobierno hasta llegar a la Mojana.

Todavía hay tiempo de rezar para ver si el Dios de los cielos mete su mano, transformando a esta indolente clase política, que ni siquiera lee el Himno de Fortunato Chadid. Porque para ellos el Himno de Sucre no tiene nada que ver con este territorio.

Sucre, tu pueblo seguirá/en la paz tu camino de grandeza/y seremos con nobleza/un gran ejemplo nacional/y seremos con nobleza/un gran ejemplo nacional/.  ¿Cuál ejemplo nacional hemos sido? El 31 de diciembre desde las 9 de la mañana, todos fueron llegando con su mejor camisa para integrar el comité de aplausos para despedir al alcalde que se fue, y los abrazos y las mejores loas para Andrés.

Como ahora han puesto de moda llevar como escudo protector a un sacerdote católico y a un pastor evangélico, a lo mejor para dar la sensación de equilibrio religioso o para que la gente crea que las cosas se van a hacer como Dios manda, en la Plaza Cultural de Majagual, ese día de la posesión de Andrés Gómez Martínez, como alcalde de Sincelejo, el sacerdote Adalberto Sierra hizo la oración que todos los ciudadanos deberíamos hacer a ver si el Señor se compadece  de nuestros municipios: «Dios, creador del tiempo y del espacio, Señor de la historia y de las constelaciones, que nos creaste a imagen tuya y semejanza a ti, y nos hiciste libres para confiarnos la creación, aquí estamos otra vez queriendo hacer historia en esta tierra, que es la heredad que nos legaron nuestros antepasados. Reconocemos que has confiado plenamente en nosotros y te damos gracias por tu confianza, porque nos creaste para ser felices y has tenido paciencia con nosotros mientras aprendemos a lograrlo y a aceptar y apoyar el derecho que los otros tienen a realizarse como personas. El desarrollo humano y social sigue siendo un desafío pendiente de nuestra respuesta. Por eso tiene tanta importancia este acto que realizamos de cara a nosotros mismos y en tu presencia. Tú nos has dado la vida para llegar a este momento, y nosotros sentimos que nos das una nueva oportunidad para reivindicarnos a nuestros propios ojos. La experiencia de los años perdidos, el dolor de las vidas frustradas, el pesar por las oportunidades desperdiciadas, los sufrimientos de tantos conciudadanos que, como nosotros, también buscaban ser felices… Todo eso nos interpela como una tarea pendiente que no sería justo seguir aplazando. Te pedimos que nos ayudes a ser honestos ante nosotros mismos para hacernos cargo de los desafíos del momento presente, sin justificarnos con excusas en la que ni nosotros creemos. Ayúdanos también a ser desprendidos y generosos para compartir como hermanos los dones con que tú has bendecido nuestra tierra, convencidos que el desarrollo solidario resulta ser la mejor contribución a la paz social que todos deseamos y necesitamos. Asiste a nuestro conciudadano Andrés, a quien la mayoría de electores escogió para que ocupe el cargo de esta ciudad, de modo que no falten la sensatez y la inteligencia, el valor y la prudencia, el conocimiento y el respeto de tu nombre para que gobierne con rectitud de corazón y tribute el debido honor a la dignidad y a los derechos de sus compatriotas. Que los miembros de su gabinete y todo el personal de la administración municipal sean leales colaboradores suyos en la gestión general y le cierren el paso a los intereses mezquinos que pudieran defraudar a los ciudadanos y desacreditar al gobierno municipal… Y a nosotros, ayúdanos a ser ciudadanos nobles, responsables y respetuosos de la legalidad y de la sana convivencia social, de manera que no le falten al gobernante ni la cooperación de la ciudadanía ni su aporte razonable para mejorar cada día más el ejercicio de su mandato. Queremos hacer historia aprendiendo de ti, que eres un Dios justo y recto, que amas la justicia y el derecho y, sobre todo, amas a los seres humanos. Nos ponemos en tus manos todos, gobernantes y gobernados, dispuestos a realizar en la tierra tus designios de paz, con el propósito de lograr la convivencia feliz que tú quieres para nosotros… Amén».

Anterior ¿QUÉ ES EL PROGRAMA TODOS A APRENDER?
Siguiente MERMELADA Y FANATISMO

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *