EN DEUDA CON LA CUMBIA


Por Manuel Medrano

En el primer tramo de su carrera, Carlos Vives hubiera podido darse cuenta de cuál sería su propio destino, por el trabajo actoral que hizo cuando empezaba a dar sus primeros pasos en la televisión, convencido de que llegaría a ser una gran estrella de la actuación. Pero el canto que no parecía ser su mayor fortaleza lo atrapó y logró catapultarlo a la cima del éxito, siendo hoy por hoy el cantante colombiano de más prestigio y fama en América Latina, Estados Unidos y España. Atraído por el sonido anglosajón incursionó en la balada pop sin pena ni gloria, hasta que Caracol le propuso protagonizar la telenovela Gallito Ramírez y volvió acariciar el éxito que empezó a saborear cuando hizo el papel estelar de la serie Escalona en la Televisión Nacional. Grabó dos álbumes con la banda sonora de la producción, descubriendo una senda distinta que le abrió las puertas del éxito y la fama a nivel Nacional e Internacional.

El samario le propuso a Caracol Tv, que le apoyara un proyecto revolucionario como Clásicos de la Provincia, no llegando a ningún acuerdo, teniendo que firmar con la disquera Sonolux, que parecía estar esperando una propuesta de esa naturaleza para salirse de la pasividad en que había caído y mejorar su competitividad.

Carlos Vives logró con Clásicos de la Provincia gran impacto nacional y más allá de las fronteras, especialmente en España donde dos de sus más grandes artistas de moda, Julio Iglesias y Paloma San Basilio interpretaron La Gota Fría. Iniciando el joven artista una serie de conciertos por diferentes países, convocando a todo tipo de público, especialmente a los jóvenes, que encontraron en la fusión propuesta por Clásicos de la Provincia el advenimiento de una nueva tendencia en la sonoridad del Pop Colombiano.

Cuando Carlos Vives incluyó a los grandes compositores en su álbum, el único que poseía una buena casa era Calixto Ochoa, debido a que su producción ya tenía visos internacionales, con  canciones como: Playas Marinas, Los sabanales, Diana, El Africano, que también lo grabó Wilfrido Vargas cuando estaba en la cima de su carrera y el Gran Combo de puerto Rico hizo una excelente versión de Martha, en la voz de Andy Montañez, además de que Calixto viajó mucho con los Corraleros, y solo se retiró cuando lo atracaron viniendo con su grupo Los Papaupas de un concierto. El resto de los Juglares mejoraron su calidad de vida gracias a las regalías nacionales e internacionales de Clásicos de la Provincia.

Su segundo álbum, donde incluye La Tierra del Olvido, fue presentado ante los periodistas y los medios de comunicación nacionales, en el Centro de Convenciones Cartagena de Indias, donde la agrupación interpretó en vivo los temas incluidos en el disco, y la rueda de prensa se realizó en el Hotel las América.

Muy a pesar de todo lo que significó para Carlos Vives el éxito de esta propuesta, el vallenato que fue su fuente inspiradora, siguió limitado a países como Venezuela, Ecuador, parte del Perú, Bolivia, Panamá y la parte latina de los Estados Unidos. Es preciso recordar esta premisa, para adelantarnos al debate que se genera cuando se afirma que la Cumbia ha llegado mucho más lejos, por su riqueza melódica y orquestal. Parece que, con la nueva propuesta, Cumbiana, que ha presentado con bombos y platillos Carlos Vives no se busca el mismo efecto de Clásicos de la Provincia. La Piragua y Violencia del Maestro José Barro son el mayor testimonio de esta afirmación. La América Latina se apropió de la cumbia de tal manera que existe una cumbia mexicana, una argentina, la peruana, la boliviana y la ecuatoriana. Hay una deuda que tenemos con la Cumbia, y el proyecto denominado Cumbiana no alcanza a ser tan siquiera la cuota inicial.

En referencia al documental presentado por Caracol Televisión el día de su lanzamiento, le faltó investigación y profundidad, independientemente de la presencia de Rubén Blades, el hijo de Bob Marley, Ziggy Marley y los músicos callejeros de Estados Unidos. Quedó en deuda el gran artista con la Cumbia, la Cumbia es más que río. La Cumbia es Caribe y Sabanera, porque se nutrió de los fundamentos creativos de ciudades como Barranquilla, Cartagena, Sincé y Sampués en el departamento de Sucre, como es el caso de La Cumbia Sampuesana de Joaquín Betín, La Pollera Colorá de Juan Madera y Wilson Choperena, Amaneciendo de Adolfo Echeverría, La Pava Congona de Andrés Landero, y Yo me Llamo Cumbia de Mario Gareña que así lo demuestran.

Los arreglos de Cumbiana no tienen la misma propuesta innovadora que en aquel momento sorprendió a quienes habían conocido al Carlos Vives de Escalona y a quienes lo conocieron gracias a La Gota Fría, el tema líder del álbum Clásicos de la Provincia.

Carlos Vives fue el primer colombiano en obtener un Premio Grammy de la Academia Americana de la Grabación, con 14 Premios Grammy Latinos, en España le entregaron el Premio Ondas. Estudió Publicidad en la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Anterior PERIÓDICO DE AYER
Siguiente LA IMPORTANCIA DE CONOCER LENGUAS EXTRANJERAS (I)

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *