EL TENOR DE LA LITERATURA COLOMBIANA


Por Manuel Medrano

“Nosotros queríamos ser pitcher de la selección Colombia, portero del Junior de Barranquilla, guacharaquero de Alejandro Durán, cantante de los hermanos Martelo o sparring de Pambelé”. El Flecha.

 Hay hombres que mueren, dejando un gran vacío y un espacio cargado de nostalgia que es muy difícil de llenar. David Sánchez Juliao es uno de esos hombres irrepetibles, que al partir hacia otra dimensión se llevó la sal y la pimienta de esa cautivante picaresca Caribe. La vida sin su ebullición constante en el arte de la oralidad, con el tono preciso y con una riqueza intelectual sobresaliente, pierde un poco de la riqueza del imaginario colectivo y popular del cual se nutrían sus personajes.

Al cumplir otro año más de haber emprendido un viaje sin retorno, un 9 de febrero del 2011, día del periodista, –él era periodista-, surgen en el campo focal de mi conciencia imágenes evocadoras de esa personalidad del Ser Caribe, que encarnó en todos los escenarios en los cuales fue protagonista de primer nivel, muy especialmente cuando se encontraba con los campesinos, pescadores y la gente de provincia. Siempre llevaba en uno de los bolsillos de su impecable guayabera blanca, una pequeña libreta, donde solía tomar atenta nota de los dichos y genialidades de la gente común, recopilando las vivencias de los pueblerinos, que se reflejaban en el lenguaje característico y atractivo de los personajes de sus obras literarias.

Lo había conocido porque me atrapó cuando público el Flecha, esa genialidad que hechizó a los muchachos de la cuadra y que repetíamos sonando el cassette asiduamente en la grabadora vieja de mi padre.

Nunca imaginé que conocería a quien popularizara entre los muchachos de mi pueblo la frase: Colegio Departamental de Bachillerato y carreras intermedias  Lacides C Bersal. Tronco de nombre para tres Salones, cuando ofreció una rueda de prensa a su llegada de la India donde se había desempeñado como Embajador.

Y poco tiempo después me sorprendió con una llamada al teléfono de mi residencia, me dijo: “me he enterado que vas a aspirar a la Alcaldía de Tolú, estoy dispuesto a acompañarte con mis conferencias y conversatorios”. Todavía no he podido salir de mi asombro. Llegó a Barranquilla y después de cumplir sus compromisos intelectuales, lo recogí en una camioneta 4 puertas que me facilitó el doctor Luis Oreste Barachi y llegamos al Puerto.  Fue una experiencia enriquecedora y la oportunidad para dar inicio a una gran amistad. Desde entonces fue panelista habitual de mis programas radiales en Unisuene FM, la Estación Radial de la Universidad de Sucre y al mismo tiempo comenzamos un recorrido por varios pueblos del departamento de Sucre, con el auspicio del Fondo Mixto, en la era de Jorge Martínez Paternina, quien fue un ferviente admirador de su obra.

En Buenavista, a las 12 de la noche le tuve que tirar de la guayabera para recordarle la hora, y comenzó a despedirse. Un campesino lo interrumpió diciéndole viejo Deivi, no te vayas que tú eres más sabroso que la yuca harinosa asá.

Fue ganador del Premio Nacional de Cuento y el Premio Nacional de Novela Plaza y Janes con, Pero Sigo Siendo el Rey, de la cual se hizo una versión exitosa para la televisión. Obtuvo 17 Premios India Catalina en el Festival de Cine de Cartagena. Su obra ha sido traducida a 12 idiomas. Fue embajador en la India y Egipto.

En YouTube se encuentra una de sus últimas charlas titulada, Él Orgullo de Ser Caribe. David Sánchez Juliao, fue el primer escritor en el mundo en grabar un audiolibro y gran impulsador de la literatura para cassette con obras como: ¿Por qué me llevas al Hospital en Canoa, Papá? El Pachanga y El Flecha.

Recuerdo que una vez vejando para Tolú me dijo que lo había llamado de Electrocosta hoy Electricaribe, para dictar una conferencia en Pozo Colorado, cerca de Santa Marta, a 150 periodistas de La Región Caribe, y dijo que si no le pagaban la suma que cobraba no iría. Le interpelé diciéndole que se iba a dar el lujo de rechazar una buena suma de dinero, a lo que contestó que ya todos los grandes habían estado allí, incluyendo a Juan Gossain, por lo tanto, ahora era su turno. Efectivamente a los pocos días me llamó para confirmarme que me esperaba en su magistral conferencia, donde estarían panelistas españoles.  Como siempre ese día cortó rabo y oreja.

Obras de David Sánchez Juliao: Historia de Raca mandaca (1974), El Arca de Noé (1976), Nadie es Profeta en Lórica (1979), Abraham Al humor, el Pachanga y el Flecha (1981), Memorias de un viajero que quiso ser alcatraz (2003), Obras Infantiles (2003), A vuelo de pájaro (1978), El burrito toto (1978), El coyote (1978), Antonio de la Torre y Miranda (1979.

Anterior CARMEN CECILIA MORALES GONZÁLEZ
Siguiente IGNACIO VERBEL VERGARA

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *