EL NUEVO PADRINO


Por: Manuel Medrano

Al mejor estilo de la saga, cuyo protagonista en la primera película fue el brillante actor norteamericano Marlon Brando, y después de su muerte lo sucedió su hijo, en ese drama mafioso, con lujo de detalles, un joven actor que apenas despuntaba en la actuación, Al Pacino, el cual asumió con propiedad el legado dejado por su padre.

El padrino sigue aún vivo, para desgracia nuestra y está en el Ubérrimo, la célebre finca en las afueras de Montería, la calurosa capital del departamento de Córdoba.

El Ubérrimo comenzó hacerse visible cuando su terrateniente propietario entendió que la combinación de la explotación de la tierra con la mala practica política eran tan productiva como el petróleo venezolano, y con su llegada a la presidencia, el Ubérrimo se convirtió en una especie de Catedral demoniaca,  donde los espíritus del leviatán iluminaban las estrategias mefistofélicas para detentar el poder y estimular la manipulación como un acto de blindaje contra las pequeñas minorías, que fueron descubriendo los falsos positivos y las mentiras de las victorias pírricas de la guerra desatada para salvar la Patria del Padrino.

Pero el nombre del Ubérrimo ya había tomado rumbo novelesco cuando un joven político, Iván Cepeda empezó a indagar qué pasaba en los alrededores del Ubérrimo y escribió un libro. El nombre de la tan cacareada finca pisó los terrenos de la comunicación internacional y las redes sociales lo universalizaron cuando su ampuloso y sobreactuado propietario cayó en desgracia porque la Corte Suprema lo puso preso, y eligió entre todas sus propiedades la más caliente para darle casa por cárcel. Desde entonces el oportunista, por naturaleza valorando aún más el poder de la manipulación aprovechó la Revista Semana para disertar sobre su secuestro, entre comillas, su victimización, su felino ataque a la Corte, sin ahorrar los epítetos más perversos, y por último pensar con énfasis en el 2022 dejando a su periodista de cabecera con la incógnita cuando al final del extenso y cansón conversatorio, exclamó: “Vicky, ojo con el 2022”.  La periodista quedó anonadada, porque dentro de la diatriba del caudillo la expresión ojo con el 2022 no fue digerida inmediatamente por la comunicadora de marras; pero lo más importante es que en pleno siglo XXI, aun cuando nos de pena decirlo la saga mafiosa continua para que sus protagonistas sigan adelante con su misión de depredadores de lo que ellos llaman patria. Una patria para explotar, manteniendo a los patriotas y los más vulnerables (ya no se dice pobres) en el oscurantismo, tienen el poder absoluto y ya están buscando remplazo para el actual presidente Iván Duque Márquez. Así continuaran hasta que logren encontrar un Marlon Brando o un Al Pacino colombiano que desde la presidencia pueda encarnar al personaje que los hechiza y arrebata, ya que con sus ocho años de gobierno compuso para su fanaticada lo que al parecer no tiene cura, Colombia.

Necesitan un tipo de su estatura moral y ética, ese hombre de armas tomar que definitivamente instaure el Estado de Opinión, le dé su tatequieto de manera revanchista a las Cortes, acabe con la JEP, para que no se sepa la verdad de los despojadores de las tierras a través del paramilitarismo y retorne un verdadero liderazgo en la casa de Nariño, para que los que hacen el trabajo sucio entren por la puerta de atrás, como entraba Antonio López,  alias Job, en aquella época de la tragedia paramilitar. Ya el nuevo padrino está bien instalado, en el Ubérrimo, para en medio del mugir del ganado vacuno y el relincho de los caballos de paso fino, atender la clientela nacional e internacional. El político venezolano Leopoldo López fue uno de los primeros en llegar para hacer parte de la cadena de eso favores que sabe hacer el nuevo padrino, después siguió el poderoso Clan-Char,  los mismos que ofician como banqueros y propietarios de las emisoras Olímpica y Radio Tiempo, las Súper Tiendas Olímpica, el Junior de Barranquilla, La Alcaldía Distrital y ahora la gobernación del Atlántico, llegaron para que el padrino les dé la bendición a uno de sus privilegiados hijos para que después de ser rey de la parroquia pueda hacer el casting  en aras de asumir el gran reto de seguir la senda del protagonista de la saga. Siguen los conservadores quienes sin mayores exigencias se estarán entregando para continuar manejando la burocracia y los espacios que le permitan sostener su bancada en el Congreso. Ya Vargas Lleras ha sido notificado por radio, cuando en uno de esos publirreportajes que le hacen al nuevo padrino, por RCN le preguntaron qué pensaba del líder de Cambio Radical, allí declaró con mucho respeto su admiración condicional por German Vargas Lleras.

Es una lástima que esta clase de dirigentes no se jubilen a tiempo y continúen empecinados en seguir usufructuando el poder, en detrimento de un proyecto de país donde la dignidad y calidad de vida de los pueblos se priorice ante el poder lucrativo de la actividad politiquera del nuevo padrino y sus aliados visitantes del Ubérrimo.

Anterior ALREDEDOR DE LOS AÑOS DE NOEMÍ
Siguiente RECUERDO DE LA TRAGEDIA DEL BURRO BOMBA

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *