EL GRAN TESORO NACIONAL


Por Manuel Medrano

“No es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma”. Krishnamurti

 Vivimos en un país de despistados, con unos ciudadanos que no asumen su rol de lo que esa palabra significa, por ende, no les importa si el país marcha a la deriva. Solo cuando los atropella la mala suerte y quedan en situación de indefensión suelen volver la mirada hacia atrás para darse cuenta de que si hay oscuridad no es por falta de luz, porque la iluminación proviene del centro, el cual se encarga de tendernos las camas para que sigamos dormidos.

No se puede pensar otra cosa al escuchar los medios masivos de comunicación nacionales, radio y televisión, repitiendo las mismas noticias, y cuando se trata de variar aparecen entrevistando a dos expresidentes, Álvaro Uribe Vélez y Andrés  Pastrana Arango, y a José Rafael Abello Silva, alias el mono Abello, quien perteneció al Cartel de la Costa y al  Cartel de Medellín y al abogado del Centro Democrático,  Abelardo de la Espriella, en un cabeza a cabeza donde se acusaron, se amenazaron, se dijeron ladrón y se mentaron hasta las madres, por una prestigiosa emisora bogotana, cuyo nombre es una letra de la cartilla abecedario.

En cuanto al expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, a quien sus fanáticos y seguidores van a proponer que lo declaren Tesoro Nacional, es bueno recordar que él sí ha sabido aprovechar eso que llaman política para sacarle el jugo a la patria, aunque siempre precedido por los escándalos: fue concejal de Medellín, gobernador de Antioquia, senador en varias oportunidades y presidente de la República  por dos periodos, y todavía en Bogotá lo consideran una vedet de liderazgo en Colombia, a pesar del daño que ha hecho y de la cantidad de denuncias y procesos que acumula en su larga y fructífera carrera.

Este ciudadano colombiano sin memoria fue quien para perpetuarse en el poder se propuso modificar la Constitución Nacional, y lo logró echando mano a todos los artilugios, involucrando a dos de sus Ministros, Sabas Pretelt de la Vega, quien fue Ministro del Interior y de Justicia y Diego Palacios Betancour, Ministro de la Protección Social, los cuales aún siguen presos. A Yidis Medina Representante a la Cámara para esa época, le compró el voto, cínica y descaradamente, saliendo indemne de ese acto de corrupción, mientras que su socia, a quien le ofreció notarías y una embajada, estuvo presa, fue estigmatizada, quedando al margen de la política.

A su paso por la presidencia durante ocho años contaminó el Ejército Nacional, generando divisiones en los altos mandos. Una cosa era el Ejército antes de Uribe y otra cosa es el Ejército que fue protagonista de lo falsos positivos, que cohabitó sin inmutarse con el paramilitarismo y hoy están enredados con las evidencias de las chuzadas a personajes de la política y a periodistas.

El expresidente fue el ideólogo para que Salvatore Mancuso, Jorge 40 y sus aliados fueran al Senado de la República, a hablar del proyecto de refundación de la Patria.  El cinismo del expresidente le permite hacer hasta lo inverosímil, sin importar que vaya en detrimento de esa misma patria que dice defender. Reeligió a Santos para perpetuarse en la presidencia, pero este le aprendió demasiado, saliendo buen alumno y también se hizo reelegir.

Se fue Álvaro Uribe de la presidencia dejando al país con los mismos problemas: falta de presencia del Estado en el Chocó, Tumaco, toda la Costa Pacífica, en la Guajira y en las fronteras con Brasil y Ecuador, lo que significa analfabetismo, pobreza extrema, falta de vías y hospitales que parecen unos tugurios. Sin embargo, él y sus seguidores se consideran imprescindible, por lo que nuevamente se tomaron la presidencia con el Joven Iván Duque, para seguir gobernando en cuerpo ajeno.

Quieren acabar con la JEP, Justicia Especial Para la Paz, para que no salgan a la luz pública los testimonios vergonzosos que involucran al gran Tesoro Nacional, doctor Álvaro Uribe Vélez.

Los últimos actos de gobierno del presidente Iván  Duque Márquez, llevan la impronta del expresidente: trajeron en un vuelo privado al exministro Andrés Felipe Arias desde los Estados Unidos, sin esposas, no lo dejaron ver de la prensa y está pagando su condena en una casa con todas la comodidades en el Cantón Norte en Bogotá, lograron contra viento y marea conseguir la segunda instancia para que se revise su caso; nombraron a Jorge Rodrigo Tovar, hijo de Jorge 40, coordinador de víctimas y como si esto fuera poco el expresidente se reunió con los directivos del fútbol para hablar del reinicio del Campeonato Nacional y con Silvestre Dangod, el Cocha Molina y otros intérpretes de la música Vallenata  para  hablar acerca del Ingreso Solidario, como si él fuera el  titular de la presidencia. A Uribe se le atribuye la estrategia para evitar que Colombia se vuelva como Cuba, que tiene 11 millones 340 mil habitantes, olvidándose que en Colombia hay personas que viven peor que los cubanos, ellos son los 9 millones 600 mil pobres que tiene el país.

Flaco favor le hacen a la Nación los periodistas y los medios de comunicación, entrevistando a los mismos personajes que le han hecho tanto daño, y no han permitido el relevo generacional apartándose del camino, para  morigerar la  corrupción depredadora.

Anterior LA REBATIÑA
Siguiente ATRAPADOS EN EL TIEMPO

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *