DE TOLÚ A NEW YORK


Por: Manuel Medrano

De párvulo, solía tocar en la mesa con las cucharas y toda la vajilla, melodías que sus padres no alcanzaban a identificar. Cada concurrir al desayuno, al almuerzo o la cena estaba acompañado por emisiones sonoras con ritmos siempre distintos que llevaron a la familia Cabarcas Gómez a pensar que aquel muchacho sería músico, razón por la cual le compraron una caja vallenata para que diera rienda suelta a sus inclinaciones artísticas.

La génesis de la historia de este toludeño que hace más de 35 años vive en New York, data del día en que sus padres tomaron la decisión de viajar a los Estados Unidos para establecerse en la Capital del Mundo y corazón de la música latina. Allí el niño Luis Daniel Cabarcas Gómez, al poco tiempo de su arribo a la gran ciudad, se vincula a un conjunto vallenato, y como jamás pasaba inadvertido por su talento y su corta edad, muy pronto recibió el llamado para que hiciera parte de la Charanga Vallenata del gran cantante Roberto Torres, quien hizo popular a Caballo Viejo.

En su breve transitar por el mundo de la música, ya a los 13 años era observado por el director de una orquesta de salsa, quien lo contrata para que hiciese parte de su agrupación e interviniera como cantante en los coros. Lo que ocurrió a partir de entonces jamás lo olvidaría porque lo marcó para siempre y le señaló el camino del éxito por el que ha transitado hasta el momento.

Una vez en un estudio de grabación el cantante estelar estaba fatigado y no pudo interpretar la última canción del trabajo discográfico que estaba realizando la orquesta.  El director acudió al muchacho de los coros y autorizó que el toludeño grabara el último tema. Tanta fue su entrega que asombró a los ingenieros, técnicos y compañeros músicos al grabar la canción en una sola interpretación, sin equívocos ni repeticiones, algo que ocurre raras veces en un estudio de grabación. El ingeniero de sonido Jhon Fausty, estaba allí presente y se quedó asombrado.  Desde entonces por todos los lugares habitados por los creadores de la música en New York se supo de un chico que había grabado una canción en una sola entrada al estudio sin equivocarse y que además era bueno para los coros y tocaba las congas.

Luis Daniel Cabarcas Gómez tenía solo 14 años cuando fue llamado por el legendario cantante Héctor Lavoe, y esa fue una gran sorpresa, porque el cantante de los cantantes era su ídolo. De manera que su padre le dio la aprobación y se convirtió en la mano derecha de Héctor Lavoe, acompañándolo hasta el final de sus días en las presentaciones en la Gran Manzana, porque su corta edad le impedía salir de gira con la orquesta. Le tocaba hacer coros a Héctor y reemplazarlo en la primera salida de la orquesta cuando la súper estrella, que era Héctor, llegaba tarde o el público llegaba muy temprano.

Cuando Héctor Lavoe salía de gira, Luchito Cabarcas, como empezaron a llamarlo, recibía su sueldo puntual para que no aceptara cantar con otra orquesta.  El toludeño alcanzó a grabar con Héctor un material que la Fania nunca publicó.

Luchito Cabarcas es especialista en montajes y dirección de coros, ha participado en grabaciones de Tito Nieves, Ramón Rodríguez, director del Conjunto Clásico y productor de Marc Anthony, Celia Cruz, Carlos Alberto “El Canario” Víctor Manuel, la India y Ha trabajado con Emilio Stefan en Miami. En los buenos tiempos de la Combinación Perfecta, hizo coros para superestrellas de la salsa y muchas giras por América Latina y Europa.

En la actualidad es productor, compositor, arreglista y cantante. Omar Alfano le solicitó dos canciones para Son By Four, que fueron incluidas en el primer disco de este grupo que obtuvo el grammy en los Estados Unidos.

Las disqueras en New York le tienen gran confianza al músico toludeño y lo llaman permanentemente para que sea el productor de grandes artistas y de los jóvenes que se proyectan en ese difícil arte de la música.

Luchito Cabarcas nunca ha perdido la humildad, viene hasta dos veces en el año a visitar a su madre en Tolú y a compartir con sus paisanos sus historias y anécdotas en el mundo de la salsa.

Hace poco nos contó que vivió a una cuadra del desaparecido cantante Pete “el Conde” Rodríguez y que jugaba mucho con su hijo Pete Rodríguez Jr, un destacado trompetista en la actualidad.

Luchito Cabarcas tiene su propio grupo llamado New Street, en homenaje al barrio donde nació en Tolú, Calle Nueva.

Luis Daniel Cabarcas Gómez otro toludeño grande que Sucre no conoce.

 

 

Anterior LA MALDICIÓN DEL CABARET
Siguiente EL MOTOTAXISMO Y ACCIDENTALIDAD

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *