CACHOEIRA


Por Arturo Jiménez Martínez

CACHOEIRA

Haces falta en el porqué del hastío

que claudica noche a noche;

que golpea las ventanas y puertas

en las calles sombrías.

Haces falta en los años luz oscuros

que recorre mi anhelante aliento

al no encontrarte.

Creí habitar por un instante al vendaval

en cortina de agua,

que la tarde arrebataba

sin bandera de tregua a mis entrañas.

Tu presencia desvanecía

en cuanto a la muerte del alba en tu sonrisa,

cuando de mi te marchabas.

Haces falta en el porqué de la sinrazón

En los espejos, cuando no hay causal

para que renazcas en ellos.

Haces falta en el calor de mi fuego,

cuando te abordo en tus solares

de mis brazos baldíos.

Haces falta en el movimiento de los vientos,

cuando desfallecido ante tu ausencia,

el sutil silencio de tu vientre, muere

ante los besos de mi propio fantasma.

Le haces falta a los árboles, a las rocas,

a los suelos sin frontera, a la caricia del alba,

a la flor abierta que ansía tu matinal brisa,

a la profundidad de éstas aguas,

a la tempestad de los futuros días,

a la torrencialidad de la sangre

que me nutre de tu ausencia.

Retornaré a las cálidas nubes

de las cuales, alguna vez te alimentaste;

me precipitaré hacia ti

en forma de cálido sueño.

Contemplaré de entre los escombros,

al resurgimiento del caudal

cuando hacia nuestro umbral, vuelvas

con tu exquisita fragancia

a dulce olvido.

 

Arturo Jiménez Martínez

Xalapa – Veracruz – México

Anterior A SENTENÇA / LA SENTENCIA
Siguiente EL CELADOR DE LA CUADRA

Sin Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *